London Spy (2015)




London Spy es una miniserie de cinco capítulos, producida por la BBC. Un joven londinense llamado Danny está tratando de hacer una nueva vida para dejar atrás una espiral autodestructiva de fiestas, drogas y promiscuidad. Uno de sus anhelos para esa nueva vida es el de encontrar un amor romántico, y quizá por ello se encapricha desesperadamente de otro hombre, Alex, aunque no sabe nada sobre él. Cuando empiezan a conocerse, descubren que sus caracteres son muy distintos; Danny no tiene dinero, vive en un piso compartido, y es emotivo y sensible. Alex, en cambio, es unes un genio de las matemáticas y un profesional de éxito que vive en un lujoso apartamento; también es frío y reservado hasta niveles casi de autismo, además de parecer muy inexperto en el ámbito emocional. Alex desaparece y la trama explota comprobando que Danny está metido hasta el cuello en un atolladero del que no sabe cómo salir. Su apasionado romance lo ha sumergido en un turbio asunto de espionaje donde parece estar implicado todo el mundo, incluyendo a la propia policía. Desde ese momento Danny intentará averiguar qué demonios está sucediendo a su alrededor, y por qué su vida se ha convertido en una pesadilla, siempre acosado por unas autoridades volcadas en el aparente empeño de hundirlo a toda costa. Aunque sabe que todo tiene algo que ver con el hombre que ha conocido, no consigue atar cabos y por momentos llega a dudar de su propia cordura.

La historia la firma Tom Rob Smith, escritor y guionista británico que al terminar sus estudios se dedicó primero a la escritura de guiones para la televisión con la BBC mientras preparaba su primera novela, El niño 44, inspirada en el caso del asesino en serie Andrei Chikatilo. Smith logró un gran éxito con esta novela, siendo ganador del Ian Fleming Steel Dagger. Es autor también de El discurso secreto, La granja y Agente 6.
El niño 44 fue llevada al cine en 2015 contando con la producción del cineasta Ridley Scott.


Prólogo del autor para el libro London Spy, la recopilación de los guiones de los cinco capítulos de la que consta la serie de la BBC británica interpretada por Ben Whishaw, Edward Holcroft y Charlotte Rampling entre otros.

Una nota sobre las mentiras

La prohibición general de que los hombres y mujeres homosexuales no pueden trabajar para las agencias de inteligencia fue una declaración en la que se proclamaba que en los homosexuales no se podía confiar la protección y seguridad de su país. Podrían ser tolerados por la sociedad, no encarcelados, aunque algunos lamentaron esa concesión, pero bajo ninguna circunstancia se les permitió ofrecer sus vidas al servicio de la sociedad. El razonamiento, si ese no es un término demasiado elevado para el fanatismo, se puede resumir en estos términos generales: las personas homosexuales se pasan la vida mintiendo, ocultándose y ocultando la verdad, por lo tanto, son susceptibles al chantaje. Era una ironía salvaje que este tipo de leyes hiciera necesario que muchos ocultaran su sexualidad y, por lo tanto, se abrieran al chantaje en primer lugar. Era similar a castigar a una persona y luego negarse a emplear a alguien que alguna vez haya sido castigado.

Crecer con el engaño como un medio necesario para salir adelante -en algunos casos, un acto de autoconservación, en otros, como un medio de proteger sus relaciones familiares- le cuesta mucho a muchas personas. Te amaremos mientras mientas sobre quién eres. Con Alan Turing en el fondo de mi mente, me pareció que si alguien iba a poner fin a todas las mentiras, podría ser una persona gay, un hombre o una mujer obsesionados con la noción de la verdad porque están lidiando con la misma pregunta todos los días. Debe recordarse que incluso hoy en día la afirmación 'Soy gay' no es aceptada por muchos como una verdad; lo descartan como palabras de una mente que no funciona correctamente, una enfermedad que puede tratarse. Con la mente "curada", los pensamientos de la persona volverían a la única verdad que creen que existe: "soy heterosexual".

Mientras que a algunos no les gustó la temática de London Spy, para mí, nunca fue sobre el mundo real del espionaje, que es en gran parte, en la actualidad, sobre la prevención del terrorismo. El terrorismo, que trata sobre el odio, no tiene nada que ver con esta historia, que trata sobre el amor. Para un personaje que ha pasado su vida mintiendo, incluso a la única persona a la que ha amado, quería que creara alguna manera de decirle que su amor era, al menos, verdad.

Tom Rob Smith, March 2016
0