sábado, 17 de septiembre de 2016

Forever and a Death (2017)

Según nos informan el el blog Double O Section se ha anunciado, que en el próximo mes de junio (2017) verá la luz la novela "perdida" del escritor Donald E. Westlake titulada Forever and a death. Y es una especie de novela de James Bond, pero no lo es realmente. Después de Goldeneye, EON Producciones contrató al novelista Donald E. Westlake para desarrollar un guión para la próxima película de Pierce Brosnan. Al final su guión no se utilizó pero es probable que algunas de sus ideas acabaran de alguna forma la realización de la película que se convertería en El mañana nunca muere.Pués ahora ese guión se convierte en libro y obviamente, por temas de licencias, el protagonista de esta novela no será James Bond, pero probablemente va a compartir algunos rasgos con el agente secreto de Ian Fleming. De acuerdo con la sinopsis la trama va acerca de un hombre de negocios británico que busca destruir Hong Kong después de ser expulsado cuando la soberanía de la isla fue devuelta a China. Teniendo toda la acción, emoción, peligro y el atractivo sexual de un Bond clásico del cine, por alguna razón, la gente de EON no decidió no usarlo.
La portada es realmente Bondiana inspirada en las ilustraciones de McGinnis. 
Lo más seguro es que en nuestro país no se haga eco de la noticia y no saldrá publicada en castellano. A continuación traducimos un extracto de Forever and a Death en español para hacernos las ganas...

Paul Mann diseñó realmente una portada para 007.

Forever and a Death
Donald E. Westlake
  Junio 2017
ISBN: 978-1-78565-423-7
Cover art by Paul Mann
(C) Hard Case Crime 2017 Traducción: Strangways Files.

El helicóptero aceleró hacia el este, bajo un cielo azul claro, a baja altura sobre el Mar del Coral. Su sombra aplanada se deslizaban por debajo de él, desplegándose por encima de las olas de color gris pizarra.

En el interior, el helicóptero había sido rediseñado por encargo con una alfombra industrial de color azul claro sobre un piso de madera contrachapada sobre la que había ocho amplias sillas giratorias en dos filas de cuatro, tapizadas en un vinilo azul más oscuro. Una mampara de color gris en la parte delantera con una cortina en su puerta que separa esta cabina principal de una pequeña cocina y con la cabina del piloto. En el lateral del fuselaje, al lado de la puerta, impreso un gran símbolo con las letras RC entrelazadas en rojo oscuro, mirando vagamente tiene forma de una serpiente enroscada a un árbol.Richard Curtis, dueño de las iniciales y del helicóptero y de casi todo lo demás que podía verse, ocupaba el asiento trasero a la derecha. Los otros tres pasajeros, dos hombres y una mujer, todos los inversores de capital riesgo con el que Curtis había tenido tratos en el pasado, eran sus invitados, sentados de modo que él pudiera mirarlos si considerara oportuno. A pesar del sonido del motor y el viento, no había demasiado ruido dentro del aparato para hacer posible mantener una conversación, pero Curtis no necesitaba conversación, no ahora. Lo que estos tres sabían de su negocio y la razón de este vuelo era lo que necesitaban saber, y lo que no sabían era todo lo que importaba.Habían volado hasta aquí desde Townsville, en la costa noreste de Australia, con el cielo despejado de la mañana, cruzando la parte sur de la Gran Barrera de Coral, más allá de la isla de Tregosse y la isla de Diamante y los Cayos Lihou, y ahora Curtis notaba que el piloto viraba la nave ligeramente hacia la derecha, eso debe significar que el piloto había encontrado el Mallory.Sí, fondeado en el modesto oleaje del océano, se veía el yate Mallory; llamado así por el padre de Curtis y con el RC entrelazado junto al nombre en ambos lados de la proa, se paró cerca de la costa de la isla Kanowit, donde los últimos preparativos estaban en marcha . George Manville, el ingeniero, seguiría allí en la isla; este experimento era su bebé. Pero volvería al Mallory cuando viera que el helicóptero llegara.

La pista de aterrizaje era blanco y circular y estaba situada en la popa, por encima y justo delante de la zona de observación. El helicóptero bajó lentamente, con delicadeza, hacia ese círculo blanco en constante balanceo, entonces, por fin tocó pista suavemente e inmediatamente parecido ceder como para agarrar y sujetar el movimiento del barco.Incluso antes de que las palas del rotor dejaran de girar, dos grupos de hombres corrieron, agachados, hacia el helicóptero. Cuatro hombres con monos de trabajo grises aseguraron la nave con cables fijados a la cubierta, mientras que otros dos con uniformes blancos de mayordomo abrieron la puerta lateral, bajajaron las escaleras de metal y se prepararon para ofrecer una mano a modo de ayuda.Curtis desembarcó en primer lugar sin necesidad de ayuda. Una brisa del mar le revolvió el pelo gris  mientras cruzaba la pista. Miró hacia la isla Kanowit y sí, el lanzamiento venía de allí, casi invisible contra el mar gris a excepción de su estela blanca.Las puertas de cristal se abrieron automáticamente y Curtis entró en el salón, donde un tercer ayudante le esperaba, sonriendo le saludó, -Buenos días, Sr. Curtis. ¿Ha tenido un buen vuelo?Curtis nunca pensaba en los viajes en sí. ¿Qué era tener un buen vuelo? ¿Uno en el que no fueron muertos? Hizo caso omiso de la pregunta, diciendo -Dile a Manville que venga a verme a mi cabina tan pronto como sea posible.
 En cuanto a sus tres invitados, que lo habían seguido hasta aquí, dijo, -Mis ayudantes les mostrarán sus camarotes. Van a tener tiempo para refrescarse antes de que comience el espectáculo.-Un barco fantástico. Dijo Bill Hardy, sonriendo mientras miraba alrededor con muestras de una envidia honesta. Un australiano, que era a la vez el más sincero y el más astuto de los tres.-Gracias, dijo Curtis, devolviendole la sonrisa de Hardy, aunque no con tanta franqueza. -Me gusta el Mallory, me relaja.- De hecho, nada le relajaba.Luego hizo una señal a todos ellos y se retiró a su camarote, hacia la pate delantera, justo detrás del puente, donde pudiera estar solo hasta que llegara Manville. Él se consumía con tanta ira, tanto odio, que le resultaba difícil estar cerca de otras personas durante mucho tiempo.
Y, por supuesto, todo el mundo lo sabía, que sólo empeoró las cosas. Todo el mundo sabía lo que había conducido a Richard Curtis fuera de Hong Kong, esos bastardos del continente, una vez que habían tomado el relevo. Todo el mundo sabía que lo habían engañado, le robaron y lo expulsaron de su casa, su industria, su vida. Todo el mundo sabía la gran humillación de Richard Curtis. Pero lo que nadie sabía era que el juego no había terminado.


Cogió los prismáticos de el cajón de la mesa y observó por el gran ventanal del salón de su suite de su camarote de dos habitaciones. Mirando a través de ellos, Curtis vio el lanzamiento de Manville casi como si lo tuviera aquí, y más lejos, mucho más cercano a través de los lentes, se alzaba la isla de Kanowit, una loma baja de matorral en el mar y en su costa las formas de doblados podridos barracones y cobertizos del ejército japonés, de hace casi sesenta años, de pie aquí y allá como los restos de la ciudad fantasma que eran.Curtis observó la isla a través de los prismáticos. En el pueblo de Manville estaban todavía con trabajos, apenas eran visibles, trabajadores corriendo como hormigas, completando los preparativos.Dento de... ¿dos horas? Kanowit sería cambiado por completo de lo que ahora era, destinado a una nueva existencia. Si Manville tenían razón, sería cambiar en algo bueno y útil; si estuviera mal, se convertiría en algo destruido e irreparable. Pero Manville tenía que estar en lo cierto, Curtis lo necesitaba para estar en lo cierto.¿En cuánto tiempo de dos horas? -paso Uno.
Publicar un comentario