sábado, 14 de marzo de 2015

Warhead, James Bond del Servicio Secreto (VI).



WARHEAD
Basado en James Bond of the Secret Service por Ian Fleming, Kevin McClory y Jack Whittingham.
Guión de Len Deighton, Sean Connery y Kevin McClory.
(C) Branwell Film Productions Ltd. 1976 Traducción: Strangways Files.

Bond está vestido, simplemente, con una ligera bata de Gucci y está masajeando a la señorita Lovesit que está tumbada sobre la cama.
-Querido, realmente tienes un toque profesional, ¡especialmente en el modo de usar el aceite!


Bond oye la alarma y se acerca la ventana mientras los dos enfermeros están abriendo la puerta de la cámara. Bond ve la sombra de la esbelta figura de Fátima desde la habitación mientras también ve la gran figura de Ghengis observando a los dos enfermeros. Bond se ata el cinturón de su bata y va  hacia la puerta.
-Cariño... ¿A donde vas?
-Necesito un poco de ejercicio. No tardaré mucho tiempo.- Y Bond salió.
Mientras, Fátima les explicaba a los enfermeros:
-Lo intenté todo para salvarle, pero no funcionó. Él murió. Llevenlo a la morgue. Le comunicaré a su amigo la mala noticia.
Fátima sale de la cámara y camina hacia los edificios, mientras, Bond se mueve silenciosamente hacia la esquina de la habitación de Fátima. Oye un movimiento a la vuelta de la esquina, ve una figura en las sombras, salta y se lanza contra la figura echándola por tierra. ¡Es Fátima!
-¡Comandante Bond!
Bond ayuda a Fátima a ponerse en pie.
-Lo siento, vi a alguien sospechoso, un gran hombre.
-Oh, él. Trajo a Pinder, el hombre que murió. 
-¿El hombre que murió?
-Sí, fue terrible. Él era de aquí y tuvo un accidente de buceo, falleció en la cámara de descompresión. Tuve que darle la noticia a su amigo. A regresado de nuevo a Nassau.
Bond pone su brazo alrededor de ella para consolarla. Se debe estar sintiendo fatal. Debería acostarse. Aquí ...- Ghengis y Petacchi están ocultos contra la pared detrás de la puerta abierta de la habitación, escuchando. -...es su habitación ¿verdad? Yo te acompañaré.
Bond y Fátima están enfrente de la puerta de la habitación. Ella trata desesperadamente de encontrar una manera de salir de la situación.
-Mira, hay vapor saliendo de los baños. Alguien debe haberlos dejado abiertos. Eso siempre me relaja, ¿no quiere probar?
-Por supuesto.- replicó Bond - Tal vez yo podría tener ahora mi examen físico, ¿no?
Fátima enciende las luces y regula la intensidad. Un cartel pone: VESTUARIOS.
-Encontrará en esto toda una experiencia.
-Parece que le funciona de maravilla a Mr Hellinger.
Fátima se acerca a Bond y se quita el uniforme.
-No me dirá que es tímido, Comandante Bond.
Ella desliza su bata sobre los hombros y entre los dos van formando un montón de ropa en el suelo. Fátima lo acompaña, a traves de una cortina, a una zona marcada con: PROHIBIDO EL USO DEL JACUZZI SI NO VAN ACOMPAÑADOS POR UN OPERADOR ENTRENADO.


 Bond y Fátima están desnudos y se abrazan con suaves corrientes y remolinosa su alrededor.
-Creo que tenias planeado todo esto, James.- Susurra Fátima mientras, disimuladamente, echa un vistazo a su reloj sumergible.
-Sí, lo hice.
-Ah, puedo leerte como en un libro abierto.- Exclama Fátima mientras lo atrae hacia ella.

Bond con una mirada de sorpresa y alegría: -Pues debemos estar utilizando el sistema Braille.
Los remolinos del jacuzzi los envuelve muy juntos mientras Hellinger pasa por el pasillo vestido con un albornoz y
se detiene cuando oye suspiros y murmullos de Bond y Fátima. Mira a traves de la cortina los ve en la zona de baño. Entra y no enciende las luces. Desde allí se puede ver a Fátima con Bond en el jacuzzy y la ropa de ambos por el suelo. Va a la sala de control y altera los controles para que las corrientes sean más feroces.
-¿Alguien ha cambiado la presión del agua?- Comenta Bond.
-Y yo que te estaba dando toda mi atención.
-No, en serio, Fátima.
-Silencio- y Fátima pone su boca a la suya.
Mientras Ghengis entra en la sala de control, seguido de Petacchi.
-¿Quién demonios es usted?- Pregunta extrañado Hellinger a los visitantes inesperados.
-Traigo un mensaje.
-¡Dios mío! - Exclama y abre los ojos como platos al ver de cerca a su doble. sin tiempo a reaccionar Ghengis lo agarra y rompe el cuello de Hellinger con una mano. Le quita el albornoz que llevaba y se lo lanza a Petacchi.

 Bond y Fátima se están ahogando a  medida que los torbellinos y las corrientes del jacuzzi se ponen más violentas. La dulce expresión de Fátima ahora se ha convertido en miedo. Bond lucha para sacarla de la piscina.
 


Petacchi termina de ponerse la bata de baño. Ghengis sale, llevando el cuerpo sin vida de Hellinger.
Petacchi apaga los controles  y descorre las cortinas. El jacuzzi se ha ralentizado y Fátima está prácticamente ahogada.
-Ahora, tal vez eso le enseñará a no engañarme con mi chica.
Bond recoge la manguera del agua a presión y empapa a Petacchi.
No se olvide que tiene lección paracaídas mañana, señor Bond!- Exclamó furioso Petacchi.

 Gengis está llevando el cadáver de Hellinger. Lo pone en la rampa del embarcadero cerca del agua. Coge un cabo con un nudo en el extremo. Ghengis desliza el lazo sobre el tobillo del cadáver y tira bruscamente dos veces. El cabo se tensa y tirael cuerpo hacia el agua oscura.
Fátima está acostada de espaldas, con los ojos cerrados sin sentido.
Bond se sienta a horcajadas sobre ella. Le está sosteniendo sus muñecas y mueve sus brazos hacia atrás y hacia adelante sobre su cabeza en una técnica salva-vidas. Él ve como Lovesit viene hacia ellos.
-¿No has tenido suficiente ejercicio por esta noche?

  Continuará. 
Warhead, James Bond del Servicio Secreto
Publicar un comentario