sábado, 13 de septiembre de 2014

50 años dorados con Maxim y Elle Evans.


La modelo convertida en actríz Elle Evans ayuda, a la revista Maxim, a celebrar y rendir homenaje al 50 aniversario del estreno en cines de Goldfinger posando como dos de las Bondgirl más conocidas e icónicas de la saga 007:  Pussy Galore, una de las fundadoras del término "femme fatal" de Bond, y Jill Masterson, la mujer bañada en el oro símbolo de toda la franquicia Bond.


 "Una chica Bond es intocable, potente, versátil. Uno no se puede meter con ella. Puede pasar de ser una auxiliar de vuelo a patear el culo de un francotirador en la parte superior de un tren en movimiento, por eso es un papel tan codiciado.
El oro lo fue cubriendo todo. Incluso cuando me estaban pintado, yo estaba descansando mis manos en la pared y cuando llevé mis manos hacia abajo, había huellas de las manos de oro. Estúpidamente traté de borrarlo y acabé manchándolo todo. La molestia era un pequeño precio a pagar por la oportunidad de revivir la historia del cine. ¿Quién en la Tierra podría decir que no? Hay que aprovechar cualquier oportunidad que implica James Bond, y mucho mas volver a crear... ¡las imágenes más icónicas de toda la franquicia! Además, mostrando al mundo que se puede lograr como chica Bond. Es una decisión inteligente para cualquier actriz..."


Todavía sin ningún papel importante en su carrera cinematográfica la rumorología la colocan en que ha realizado  una audición  para un papel en la próxima película de Bond, fición, realidad o ... ¿todo por la fama?

Publicar un comentario