sábado, 28 de junio de 2014

Sólo se retrasa dos veces.

Según informaciones publicadas en el Daily Mail, se ha producido un gran desacuerdo detrás de la escritura de las escenas de la última película de James Bond lo que dará como resultado una reorganización de los guionistas y un retraso en el inicio de la filmación.
La nueva película, conocida por ahora simplemente como Bond 24, estaba siendo escrita únicamente por, el nominado al Oscar, John Logan. Este fuera contratado por el director Sam Mendes para escribir el último filme, Skyfall, quedando fuera del proyecto Neal Purvis y Robert Wade, guionistas de 007 durante largo tiempo... y
ahora han vuelto. La pareja, que co-escribió cinco películas para la franquicia, han sido contratados para reescribir el guión de Logan y darle un poco de 'punch'.


Fuentes cercanas a la producción comentaron que se detectaran problemas de guión que no convencían a EON y a esto se le unen las duras críticas de John Cleese en Radio Times la semana pasada acerca de recientes películas de James Bond.


John Cleese, antiguo mienbro de los Monty Python, Q en Muere otro Día y R en El mundo nunca es suficiente dijo que las recientes películas de Bond eran oscuras y sin sentido del humor. También señaló que grandes cantidades del dinero de la taquilla venían de Asia donde el público va a ver las secuencias de acción, y eso en su opinión, las secuencias de acción se prolongan durante mucho tiempo, son un error fundamental. El público de Asia no van para ver el humor británico sutil o otras bromas de esa clase. 
Sea como fuere, Skyfall recaudó más de £1 mil millones en recaudaciones globales y 100 millones más solo en el Reino Unido.



A Purvis y Wade les han pedido que, aparte del 'punch' en el guión,  que espolvoreen más gags, haciendo hincapié en la réplica ingeniosa entre 007 y Miss Moneypenny y que se centren en la interacción entre Bond y M. 
Todo esto significa que  el rodaje no comenzará hasta diciembre. Curiosamente, los productores de Eon y Sony ya habían optado por retrasar el rodaje mientras esperaban que Mendes dirigiera a Simon Russell Beale como Rey Lear en el Teatro Nacional y participara en el renacimiento de Cabaret en Nueva York.
Publicar un comentario