domingo, 9 de febrero de 2014

El Factor Einstein.

Alemania. Despacho del jefe de la Sección Primera de la Abwehr:
―¿Te gustaría volver a ser la licenciada en Física Frida Klein que trabaja en el Instituto Kaiser Wilhelm de Berlín?
Frida asintió
―Seguro que recuerdas a este hombre ―le dijo.
―El profesor Steiner. ―Frida sonrió al responder―. Fui alumna suya. ¿Qué ha hecho?
―Está pasando información sobre nuestros avances en el campo atómico a un colega en Estados Unidos.



  
Al más puro estilo de John Le Carré, el escritor español Andrés Pérez Domínguez volvió, en 2008, a deleitarnos con una nueva novela de espías ambientada en la Segunda Guerra Mundial. Al igual que su título anterior, La clave Pinner (2004), la trama de El factor Einstein arranca en enero de 1939, cuando el físico húngaro exiliado en EE.UU. Leo Szilard recurre a Albert Einstein para que éste le escriba una carta al presidente Roosevelt explicándole que los alemanes han hecho progresos en la fabricación de la bomba atómica. El prestigioso Albert Einstein, padre de la Teoría de la Relatividad, es la clave para conseguir que el bando de los Aliados pueda adelantarse a los perversos planes del Führer. La espía alemana Frida von Kleinsbert, una bella, fría y calculadora joven, es enviada por la Abwehr (el servicio secreto nazi) a Estados Unidos para infiltrarse entre la comunidad científica y asegurarse de que no tengan éxito. 

  El futuro de la Humanidad dependerá de quién sea el primero en descubrir la fórmula de la bomba atómica. 


Novela que acabamos de descubrir y que estamos disfrutando. Un argumento muy original e interesante que te atrapa desde la primera página.
Publicar un comentario