sábado, 23 de noviembre de 2013

Bienvenido a casa Mr Bond...

...o de como casi murió la franquicia de 007.

Los Angeles, CA (Noviembre 15, 2013) – Danjaq, LLC, productora de las películas de James Bond, y Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), la distribuidora de las películas Bond, junto con los representantes y familiares del difunto Kevin McClory, anunciaron hoy que Danjaq y MGM han adquirido todos los derechos de los representantes y familiares relacionados con James Bond, llegando a una amigable conclusión de las disputas legales y de negocios que se han levantado periodicamente durante 50 años.


Los derechos de James Bond están finalmente a salvo después de una batalla de medio siglo de duración, rios de tinta (y caracteres), 25 películas, miles de millones de dólares en la taquilla y un buen puñado de vencidos villanos con intención de controlar el mundo.
La disputa se remonta a 1959, cuando se reunieron Kevin McClory e Ian Fleming , el autor que creó el famoso 007 en una serie de novelas de espionaje. McClory se atribuyó el mérito de proponer a Fleming la idea de una película de Bond establecido en las Bahamas. Así nacería Thunderball , que más tarde se convirtiría también en una novela de Fleming.
En 1961, después de que novela Thunderball saliera sin ningún tipo de crédito para McClory, este presentó una demanda. McClory afirmaba la co-autoría, la creación de personajes y elementos.
En lugar de que Thunderball fuera la primera película estrenada de 007, Fleming dio permiso para comenzar la producción de Dr. No y agravó más si cabe el delicado estado de salud del escritor británico. Esa película se estrenó en 1962. Luego, Fleming y McClory llegaron a un acuerdo que allanó el camino para que se estrenara Thunderball en 1965, pero la guerra solo acababa de empezar.
La interpretación sobre los derechos de propiedad intelectual concedidos en el acuerdo McClory / Fleming dio lugar a demandas por Bond durante décadas. Lo más famoso fue un fallo en los tribunales de Londres en 1983 que sostuvo que Kevyn  McClory tenía permiso para producir películas de James Bond.Y así, mientras Danjaq producía casi todas las películas de James Bond en los últimos años, McClory fue capaz de hacer Never Say Never Again en 1983. La película fue protagonizada de nuevo por Sean Connery y se retó en los cines con Octopussy , protagonizada por Roger Moore.


McClory fue menos afortunado en los últimos años, después los tribunales dictaminaron que había esperado demasiado tiempo para hacer valer las reclamaciones sobre los derechos de autor de las películas de James Bond. McClory también intentó vender los derechos para hacer una película de Bond a Sony, pero un juez ordenó al estudio no hacerlo. McClory falleció en Dublín en 2006 a la edad de 80 años.


Ahora, su familia finalmente ha hecho las paces con el resto de la familia de James Bond. Como parte del acuerdo, MGM y Danjaq han adquirido los derechos de la familia McClory. Las consideraciones financieras no han sido reveladas.
Publicar un comentario