sábado, 12 de octubre de 2013

Adiós al coche de Su Majestad.

Según el diario ABC en su edición de hoy (12/10/2013) el Land Rover dejará de fabricarse. Artículo de Borja Bergareche corresponsal en Londres.

Marilyn Monroe en un Land Rover en 1957.
Fue el preferido de Isabel II en sus traslados a Balmoral y el último vehículo que condujo Churchill. Tras 65 años de leyenda, dejará de construirse el Land RoverSi la Reina de Inglaterra tuviera un vehículo oficial, sería el Land Rover. Su padre Jorge VI vio salir los primeros modelos del coche irrompible por antonomasia de la línea de producción en 1948. Era la respuesta de la Europa de posguerra al Jeep estadounidense. Poco después de acceder al trono su hija, Isabel II recibió ya su primer modelo. Desde entonces, se le ha visto al volante de alguna de estas fortalezas sobre ruedas en las carreras de caballos, en Windsor y, sobre todo, en Balmoral, su residencia escocesa de verano, donde la soberana más a gusto se calza las botas de ganadera y amante de la naturaleza.Pero, a pesar de su condición de proveedor de la Casa Real, Land Rover ha anunciado que en diciembre de 2015 pondrá fin a 67 años de historia. Los requisitos en materia de emisiones que la UE impondrá a los fabricantes de coches a partir de 2020 hacen inviable la construcción del Land Rover clásico, fabricado con una línea de producción específica, de bajo coste, en la planta de Solihull, en la región inglesa de West Midlands.

 En 1990 fue rebautizado como Land Rover Defender, para diferenciarlo cuando la compañía diversificó sus modelos y comenzó a sacar el Discovery, el Ranger Rover y otros modelos, como el exitoso Evoque. Aquel mismo año, Citroën dejó de producir el dos caballos (2CV). Todavía se vendían unos 18.000 Land Rover al año. Unos dos millones de modelos en toda su historia, muchos de ellos todavía en activo, dada la resistencia de un 4x4 adoptado enseguida por granjeros, guardas forestales y unidades de infantería de todo el mundo. Como ningún otro coche, el Defender inspiraba afecto y lealtad en todo el mundo, siempre alentando a las personas a ir más allá, ya fueran exploradores, ecologistas, trabajadores de la ONU o médicos de la Cruz Roja, explicaba John Edwards, nuevo responsable de producto del grupo Jaguar Land Rover (JLR), el conglomerado que Ford vendió en 2008 al gigante indio Tata, propietario del grupo desde entonces.


 El pedigrí del clásico llamado a desparecer dentro de dos años no dejó nunca de actualizarse, a medida que la gama de deportivos utilitarios (o SUV) que inventó el Land Rover se sofisticaba. Si Isabel II empleó un modelo adaptado en su primera gira mundial oficial, Juan Pablo II lo usó en su visita a Inglaterra en 1982. A Winston Churchill todavía le regalaron un Defender por su 80 cumpleaños. Y Angelina Jolie lo conduce en su papel de Lara Croft en la película inspirada en el videojuego Tomb Raider.

La miniatura del Defender de Skyfall.
 Pero su «cameo» más reciente es probablemente la aparición de un Land Rover agujereado por las balas con Daniel Craig de 007 en Skyfall, la última película de James Bond. El abandono de la producción del icónico Land Rover servirá al grupo JLR para relanzar alguno de sus últimos modelos, como el DC100 o el 100 Sport, versiones mucho más cercanas a un coche que a una tanqueta, más deportivas y playeras que su antecesor.
Publicar un comentario