viernes, 12 de abril de 2013

Nos apasionan los malos.

Nos fascinan los malos. Pero no los malos cutres de la política o las finanzas. !NO! Hasta para ser malo hay que tener clase y saber vestir el cargo (cosa que los anteriores no saben). Por eso nos hechiza un tipo como Darth Vader, el gran estilista del mal contemporáneo o Raoul Silva con sus caros trajes y un amaneramiento diabólico. Otro malo con mucho glamour del siglo XX es sin duda Hannibal Lecter, ese refinado caníbal que bordó en el cine Anthony Hopkins y que ahora resucita para la, antes llamada pequeña pantalla, de la mano de Bryan Fuller. 


AXN estrenó el jueves por la noche el primer capítulo de Hannibal, una cuidada producción dirigida por David Slade, que recupera las novelas del maestro Thomas Harris. 


La serie está marcada por la referencias gastronómicas y ha sido el cocinero español José Andrés quien ha asesorado a la ficción en esta materia. Los platos de comida que aparecerán en la serie y que mostrarán al propio Hannibal entre fogones tienen un ingrediente principal: carne humana.

Yo no he comido sangre humana, al menos conscientemente, pero sí la he bebido, cada vez que me he cortado un dedo. La sangre humana es sabrosa y dulce... Está rica. No somos caníbales, pero quién sabe si lo fuimos y eso se mantiene en nuestro ADN, explica el cocinero en el periódico El Mundo.
En la serie también aparecerán otros productos como vino e incluso una pata de jamón serrano. No es porque yo sea español, sino porque Hannibal es una persona culta y refinada

El relato arranca con la investigación del secuestro de ocho chicas en el campus de Minesota. Jack Crawford (Larurence Fishburne), director de la unidad de análisis de conductas criminales sdel FBI, recluta a Will Grahem (Hugh Dancy) profesor de la Academia de Quantico. A estos sabuesos se suma el psiquiatra Hannibal Lecter (Mads Mikkelsen) un respetable doctor experto en perfiles psicológicos complejos, que colabora en el arresto del secuestrador, que se revela luego como un asesino aficionado a paladear las proteínas humanas.

El erudito Lecter que perfila Mads Mikkelsen, el también elegante y refinado LeChiffre en Casino Royale (2006), nace a la sombra del Hannibal de Hopkins y lo más probable es que surja la inevitable comparación. La idea de la serie de regresar a los textos originales de Harris hace que se pueda evitar y que Mikkelsen haga su propio personaje con esa clase de villano que le caracteriza.


En resumen preparados para degustar esta delicatesen culinaria televisiva. Buen provecho a todos.


Publicar un comentario