martes, 14 de agosto de 2012

El Legado de Bourne.

Mañana llega a los cines una nueva entrega de la saga Bourne. La franquicia cinematográfica más parecida a la Saga de 007. Incluso se las ha comparado y dicho que se copiaban mutuamente.



Información de producción:
Tony Gilroy, el arquitecto de las historias de la saga Bourne, es el timonero de la próxima película de la tremendamente popular franquicia de espías que ha recaudado casi mil millones de dólares en la taquilla mundial. En El Legado de Bourne, el director y guionista expande el universo de Bourne, creado por Robert Ludlum, con una historia original que revela una conspiración mucho mayor.
Hace doce años conocimos a Jason Bourne (Matt Damon) mientras unos pescadores le sacaban del mar Mediterráneo. Durante tres películas seguimos sus pasos mientras intentaba sobrevivir y descubrir su identidad. Vimos a sus controladores de la CIA organizar auténticas operaciones internacionales para deshacerse de él. Descubrimos el programa Treadstone, las impresionantes habilidades de Bourne y, al concluir la trilogía, quizá pensamos que la historia había terminado. Pero El Legado de Bourne desvela una intriga mucho más oscura, una mitología mucho más profunda y a un nuevo héroe que deberá luchar para seguir con vida cuando su programa se convierte en un peligro.
El Legado de Bourne es exactamente eso, el legado, la consecuencia de lo que ha pasado antes. Las revelaciones de Jason Bourne a los medios al final de El ultimátum de Bourne se han convertido en un incendio incontrolado que amenaza con destruir décadas de investigación y desarrollo para la obtención de espías y guerreros mucho más eficaces. Descubriremos que hay varios programas de inteligencia y que Treadstone, de la CIA, era simplemente uno de los primeros. Ahora se trata de impedir que salgan a la luz los otros programas. Aaron Cross (Jeremy Renner) es uno de los seis agentes secretos creados por el programa Outcome. Los agentes de este programa no pertenecen a la CIA, sino al Departamento de Defensa. No han sido diseñados para asesinar, sino para funcionar
en solitario en misiones altamente arriesgadas de larga duración. El estudio del comportamiento
que dio pie al programa Treadstone ha avanzado mucho, pero dado que ambos programas comparten el mismo origen, Outcome se convierte en un peligro cuando la historia de Bourne pasa al dominio público.
Edward Norton es el coronel retirado Eric Byer, el director de una agencia encubierta conocida como National Research Assay Group (NRAG) (Grupo de Ensayo de Investigación Nacional – GEIN), que controla el universo de Bourne. Es el diseñador de los programas; luchó para conseguir los fondos necesarios y después vendió los programas a diversos servicios secretos aprovechándose de la “espíacracia” de la era pos 11 de septiembre. Al correr la cortina, comprendemos que Byer siempre ha estado allí, observando el desarrollo de los acontecimientos que seguimos en las anteriores películas. El mundo de Byer se ve amenazado porque la CIA es incapaz de parar a Jason Bourne. Sabe que la caída de Treadstone desvelará la relación profesional entre los médicos encargados de los programas, y decide sacrificar Outcome. En otras palabras, eliminar a cualquiera que haya participado en el programa, incluso a los investigadores y al personal médico que ayudaron a
crearlo. Usará todos los medios a su alcance para borrar el programa infectado y así
salvar el resto de sus investigaciones.


La oscarizada actriz Rachel Weisz (actual esposa de Daniel Craig) encabeza el reparto con Jeremy Renner en el papel de la Dra. Marta Shearing, una investigadora muy bien remunerada que trabaja en el laboratorio de Maryland de la gigantesca farmacéutica Candent. Sus innovadores desarrollos son los responsables de Outcome y parte de su trabajo consiste en monitorizar a los agentes del programa cuando van al laboratorio. Aaron Cross es uno más: un número, un sujeto clínico, una cobaya. Hasta ahora ha conseguido ignorar el conflicto ético que representa su trabajo, pero cuando la erradicación del programa pone su vida en peligro, se ve obligada a enfrentarse a la moralidad de su decisión mientras lucha para seguir viva.

Daniel Craig como James Bond en Quantum of Solace.

Jeremy Renner como Aaron Cross en El Legado de Bourne.

Cuando se trata de imitaciones, lo peor es no admitirlo. Sin más comentarios y que juzguen los espectadores y aficionados a las dos franquicias. Al final lo más importante es pasar un buen rato en el cine.

Una ocasión perfecta para volver a ver la trilogía original de Jason Bourne y completarla con esta nueva entrega.
Publicar un comentario