lunes, 23 de julio de 2012

Espías en la Segunda Guerra Mundial.

Este mes, Circulo de Lectores, pone a la venta la Colección Espías de la Segunda Guerra Mundial.

 El papel de los espías durante la Segunda Guerra Mundial fue clave. Personalidades fascinantes, estrategias inverosímiles, traiciones, giros inesperados propios de una novela... Descubre en esta colección quiénes eran esos hombres de los que dependía el curso de la historia.

La colección consta de cuatro volúmenes de entre 384 y 480 páginas en géltex con sobrecubierta. Tamaño de 15 x 22 cm. Los volúmenes incluyen ilustraciones.

- El enigma del almirante Canaris, Richard Bassett: Adéntrate en la apasionante biografía del jefe de los espías de Hitler, el almirante Wilhelm Canaris, el hombre que dentro del mismo régimen trató de frenar la locura del Führer, que conducía a Alemania a la destrucción. Canaris fue ahorcado por los nazis en abril de 1945.


- El agente Zigzag, Ben Macintyre: Ladrón, mujeriego, héroe, traidor... la personalidad del británico Eddie Chapman era fascinante. ¿Cómo alguien así logró infiltrarse en la Abwehr y ganarse la confianza del mando nazi? A partir de cartas, diarios y documentos, el especialista Ben Macintyre nos acerca la magnética figura de un personaje clave en el devenir de la Segunda Guerra Mundial.

- Juan Pujol, el espía que derrotó a Hitler, Javier Juárez: La historia de Juan Pujol, Garbo, parece sacada de una novela. Conocía la fecha exacta y el lugar donde se iba a producir el desembarco de Normandía. Los informes falsos que proporcionó a los alemanes lograron sembrar la confusión, pero gracias a su habilidad siguió gozando de la credibilidad del Tercer Reich. Pujol fue la única persona de la Segunda Guerra Mundial condecorada por ambos bandos.

- El hombre que nunca existió, Ben Macintyre: El 30 de abril de 1943 fue hallado en la playa de Huelva el cadáver del oficial inglés William Martin. Encadenado a su cuerpo, llevaba un maletín que contenía los planes para el desembarco en Grecia. Los españoles transcribieron esa información y se la enviaron a los alemanes... pero todo era parte de un plan militar: William Martin no existía y el desembarco se iba a realizar en Sicilia.


Se echa mucho de menos, como no, uno dedicado a Ian Fleming y su papel en la Guerra. La bibliografía en inglés es muy abundante, pero como siempre, que se le va a hacer. En Londres, en el Imperial War Museum, tienen una sección solo dedicada al espionaje y al creador de James Bond.

Publicar un comentario