lunes, 21 de mayo de 2012

Licence Renewed. Capítulo 4.



4.Dossier sobre un Laird.
Esta iba a ser una noche larga y Bond pensó que no debería sorprender a May, su dedicada ama de llaves volviendo de pronto al piso de King´s Road.
Antes de que M se pusiera a darle los detalles de los expedientes secretos, Bond pidió permiso para salir de la oficina por un momento. M le echó una de sus conocidas e irritadas miradas, pero asintió con la cabeza de mala gana dando su consentimiento para que Bond hiciese una llamada telefónica desde la intimidad de su propia oficina. Al final, le era más fácil marcar su propio número desde la extensión de Miss Moneypenny. Hacía tiempo que renunciara a tratar de imaginar las horas de trabajo de May y simplemente ella le preguntó si le apetecía algo especial para comer cuando Bond llegara a casa. Él le dijo que no se opondría a un buen par de Arbroath Smokies(1), debe tener alguno escondido. May era muy conservadora y estricta en materia de equipamiento de cocina, nunca, ni en mil años, habría permitido un congelador en su dominio. Bond, de acuerdo con ella, la convenció de que a veces es bueno poder contar con delicias a su alcance. Con tacto, Bond había hablado con ella a su vuelta, lo que le permitió comprar un refrigerador grande Bosch con un amplio compartimiento de congelación, lo que fué bautizado como la "caja de hielo". Ella pensó que, ahora, podría haber un par de Smokies en "la nevera", y agregó: -Así que voy a ver qué puedo hacer, Sr. James, pero intente no volver demasiado tarde.- May tenía la costumbre de tratar a Bond, cuando su estado de ánimo era bueno, como una niñera va a tratar a sus pequeños.
M había vuelto a llenar su pipa y estaba estudiando detenidamente los expedientes. Cáusticamente preguntó si había logrado 007 arreglar las cosas para que no interrumpiera de nuevo.
-Sí, señor- respondió con calma Bond. -Estoy absolutamente listo para el señor de Murcaldy, Rob Roy, e incluso Bonnie Prince Charlie, si lo desea.
-No es una cuestión de frivolidad, 007.- M habló bruscamente. -La familia Murik es noble. Había un señor de Murcaldy en Dunbar y otro en Culloden Moor. Sin embargo, es posible que la verdadera línea se extinguió con el abuelo del actual Laird. Todavía tiene que ser probado, ni siquiera probado correctamente, pero es una cuestión que perturba a Lord Lyon King en gran medida. El abuelo Antón Murik era conocido como un aventurero, un viajero. En el año 1890 que se perdió durante más de tres meses en el centro de Europa, se dice que la búsqueda fué hecha por su hermano y que había sido desheredado por algún delito. Sus padres habían muerto y la gente del pueblo cree que Angus Murik, ese era su nombre, planeaba regresar con su hermano, la oveja negra de vuelta al redil. Cuando volvió lo hizo con una mujer, una mujer extranjera, como dicen los expedientes. Ella estaba con un niño, y también hay documentos escritos que indican que el hijo pródigo no era Angus en absoluto, sino Hamish el hermano. También se sugiere que el niño, que se convirtió en el padre de Antón, nació fuera del matrimonio, porque no hay registros de un matrimonio.
Bond gruñó. -Pero sin duda eso sólo debilitaría la línea de descendencia pero no la destruiría por completo.
-Normalmente sí,- continuó M. -Pero Antón nació también en extrañas circunstancias. Su padre era un muchacho salvaje que, a la edad de dieciocho años, también comenzó a viajar. No regresó en absoluto. Hay una carta, existe, diciendo que él se había casado con una mujer de buena familia Inglesa en Palermo. Sin embargo, poco después de que la mujer joven llegó al castillo Murik, en un avanzado estado de embarazo, con la noticia de que su marido, el heredero del título, había sido asesinado por bandidos durante una expedición en Sicilia.
-¿Cuándo fue eso?- Parecía una historia confusa y extraña a Bond.
-Mil novecientos veinte,- asintió M con la cabeza, como si estuviera leyendo los pensamientos de Bond. -Sí y según los informes de algunos periódicos un  caballero inglés había sido asesinado en Sicilia. Los periódicos, sin embargo, afirman que la esposa de ese caballero también perecieró a manos de los bandidos, aunque la joven insistió en que era la doncella la que murió. Las tumbas, en Caltanissetta, se marcan así, pero los diarios, y algunos recuerdos, dicen que la chica que se presentó como la presunta esposa del Laird estaba lejos de ser una señora inglesa de buena crianza. Es difícil separar los hechos de la ficción, o incluso del fanatismo. Lo que es cierto es el hecho de que algunas de las personas mayores en la finca Murik mantenienen que Anton no es el verdadero Laird. Sin embargo sólo lo susurran en privado y no se comprometen a decirlo a cualquier extraño o la autoridad .
-Sin embargo, el bebé fue bautizado como Anton y se llevó el título.

-Bautizado como Anton Angus y se llevó el título de Laird Murcaldy.- dijo M con una ligera curvatura de los labios.
-Por lo tanto hay que tratarlo como a un hacendado escocés. Supongo que él también es un científico nuclear de buena fe. ¿Tenemos que tomarnoslo en serio?
-Lo tomamos muy en serio. No hay duda de que Anton Murik es un hombre de gran intelecto e influencia. Basta con echar un vistazo a su curriculumlos.- Pasó la hoja del expediente a Bond, que lo tomó e hizo un barrido rápido con los ojos:
Anton Angus Murik. Nacido el Castillo Murik, Murcaldy, Ross y Cromarty, Escocia, 18 de diciembre de 1920. Educado en la escuela y en la universidad de San Juan, Cambridge. Honores de Primera Clase de Física seguido por una beca y luego un doctorado. Tan bueno que era reservado para el trabajo con el profesor Lindemann y más tarde con el señor Cherwell, asesor científico de Winston Churchill, también trabajó en el Proyecto Manhattan (la fabricación y el ensayo de la primera bomba atómica), Comité para el uso pacífico de la energía atómica; Comisión Internacional de Energía Atómica...
Murik había renunciado a esta última posición hace dos años. A ello siguió una larga lista e impresionante de empresas con las que se asociaba a Murik. Las cejas de Bond se elevaban poco a poco al leer la lista. Entre otras cosas, Anton Murik fue presidente de Micro-moduladores Ltd, Eldon Electronics Ltd, Micro Mar Escala Ltd y Aldan Aerospace Inc., además aparecía en la directiva de innumerables empresaa, todas ellas tenían alguna aplicación directa a la energía nuclear o la electrónica. Bond también se dio cuenta de que las empresas incluidas eran contratistas especializadas con gran conocimiento en el diseño y construcción de los reactores nucleares.
-¿Ve al tercero en discordia?- M preguntó desde detrás de una nube de humo de pipa.
Bond miró la lista de nuevo. Sí, hay escondido entre todos los componentes electrónicos, las empresas nucleares y los conglomerados aeroespaciales, una extraña, modas Roussillon.
-Sí. Empresa de corte y confección Damned.- resopló M.
James Bond sonrió para sus adentros. -Creo que es un poco más que una modista, señor. Roussillon es una de las casas de moda más importantes del mundo. Tienen sucursales en Londres, París, Roma, Nueva York, lo que sea. Pregunte a cualquier mujer con sentido de la moda. Supongo que Roussillon entre las cinco principales casas de moda en el mundo.
M gruñó: -Y así cobrar los precios más altos. Antón Murik tiene una participación mayoritaria en dicha empresa. -No pensará que sólo les gusta vestirse así a las mujeres de clase alta o algo así.- Bond sonrió.
-No sea impertinente, 007. Usted tiene que mirar el aspecto financiero.
-Bueno, él debe ser un multimillonario,- dijo Bond, casi para sí mismo. Raramente quedaba impresionado por estas cosas, pero, incluso con la lista delante de él, era obvio que el Dr. Anton Murik tenía un poder considerable. -¿Cómo un hombre con estas cualidades se las arregla para conseguir el mismo ser expulsado de la Comisión Internacional de Energía Atómica, señor?
M no lo dudó. -Por un lado no tiene escrúpulos en materia de negocios. Anduvieron cerca de la ilegalidad en algunos tratos con las empresas que se ven en la lista. Al menos dos de las presidencias fueron obtenidas mediante la presión, casi literalmente, sobre los que ocupaban los cargos.
La mayoría de los buenos hombres de negocios tienden a ser despiadados ...- Bond comenzó, pero M levantó una mano.
-No, era otra cosa,- dijo. -Anton Murik es un poco fanático y  toma como suya la opinión de la mayoría de esas personas que se ven protestando contra el uso de la energía nuclear y los peligros de la eliminación de los residuos nucleares. Montó una campaña dura contra el uso de los principales tipos de reactores nucleares en servicio, o que vayan a entrar en servicio. Todo el mundo. Ya ve, 007, el hombre afirma haber diseñado lo último en reactores, uno que no sólo proporciona energía sino que elimina con seguridad los residuos y nada puede salir mal. Lo llama el altamente seguro reactor Murik.
-¿Y sus colegas no lo compran?
-No comprar es un eufemismo. Sus colegas dicen que hay graves deficiencias en el diseño Ultra-Seguro. Algunos incluso van tan lejos como para afirmar que todo es potencialmente un centenar de veces más peligroso. Murik quería fondos de la Comisión para demostrar que están equivocados y construir su propio reactor.
-Así que le cortaron el dinero.
M dijo que hicieron exactamente eso y Bond volvió a reír señalando que una pequeña cosa como el dinero no debía hacerle mucha falta a un multimillonario. -Seguramente Murik podría salir y construir su propio reactor en su jardín de atrás, parece lo suficientemente grande.
M suspiró. -Estamos hablando de miles de millones de dólares, miles de millones de libras esterlinas, James. Anton Murik argumentó que había, al parecer, algunos hombres del Comité terribles y sugerenció que el hombre está lejos de ser estable.- se tocó la frente que con el dedo índice. -Eso es realmente el por qué de todo este asunto del contacto con un tipo como Franco me preocupa. También es por eso que en ningún caso se permitirá que usted vaya sin preparación. Podría estar equivocado, por supuesto, pero realmente no creo que en una semana más o menos vaya a ver mucha diferencia. Sobre todo si se puede convertir en el agente de infiltración ideal. Establecerse en el entorno de Murik y con ese fin,- M comenzó a hojear su propio expediente una vez más, -creo que es mejor que cumplir con Anton Murik y su familia.- Cogió varias fotografías de las profundidades del voluminosos archivo.
-¿Se va a negar oficialmente a la solicitud de Duggan, entonces?- La mente de Bond estaba ahora completamente concentrada en el trabajo. Después de haber estado inactivo durante mucho tiempo había poca diferencia para él. El trabajo era como nadar o conducir, una vez los rudimentos había sido dominados,la  profesionalidad, cuando algo grande se presenta, regresa igual que un interruptor. Lo que se estaba fraguando, ya sea por Franco o el doctor Anton Murik, Bond no tendría descanso hasta que todos los cabos fueran atados, no importaba cuán peligrosa, penosa, o incluso aburrida misión, que resultara ser.

M gruñó. -Duggan tiene a dos buenas personas en esto. Ellos ya han tenido cuatro intentos en localizar a Franco. Eso debería, eventualmente, hacerlos perfectos. Tengo confianza de que van a descubrir el puerto de salida pronto. Vamos a ser la sombra de Franco, cuando llegue el momento. Su trabajo es muy importante... " él debió ver la mirada burlona en la cara de Bond, -...y no me diga que me estoy poniendo en el territorio del MI5. Ya lo sé, y tú también, pero mis huesos me dicen que no será por mucho tiempo. La acción va a salir de Escocia, tan pronto como sea lo que sea que esté cocinando empiece a hervir.
En primer lugar, explicó lo que es obvio. Con el castillo y la enorme propiedad, el señor de Murcaldy tenía acceso inmediato a mano de obra. -Él tiene guardabosques, guardianes y todo tipo imaginable de siervos. En cuanto a la cuestión de ser Laird, no tiene ningún problema de seguridad, tiene desde conductores a guardias. Hay un núcleo central, sin embargo,e
n primer lugar está el propio médico.
La fotografía mostraba un rostro agresivo, una cara de bulldog, con los ojos fríos que se fijaban en alguien o algo que hubiera un poco la derecha de la cámara. La línea de la boca era dura, sin concesiones y las orejas, que estaban muy pegadas a la cabeza, le daban un aspecto asimétrico. Las fotografías pueden ser engañosas, Bond lo sabía muy bien, pero este hombre, capturado r´pidamente por el click del disparador,  tenía esa mirada un poco puritana, un purista de la disciplina, que sabía que su propia mente y él tendrían su propio camino sin importale lo que hubiera en él. Bond se sentía vagamente inquieto. No quiso admitir que algo tan grave como miedo enfrentandose a una fotografía, pero la foto dice claramente que el señor de Murcaldy tenía fuerza y poder.
La foto siguiente mostraba a una mujer, probablemente de unos cuarenta años, muy bien parecida, de rasgos afilados, clásicos, y el pelo oscuro, con las puntas levantadas. Sus ojos eran grandes, pero no, pensó Bond, inocentes. Incluso en esta imagen parecía que contenía una gran cantidad de conocimientos del mundo, y la boca, mientras que generosa, no estaba fuera de toda proporción, las comisuras se inclinaban ligeramente hacia arriba, de alguna manera suavizaba sus rasgos.
-Miss Mary-Jane Mash
in- dijo M, como si se lo explicaba todo.
Bond le dio a su jefe una mirada interrogante, la coma de cabello conectaba con la ceja derecha, como si quisiera  formar un signo de interrogación.
-Una eminencia, dicen algunos.- M miraba a su pipa, como si estuviera un poco avergonzado. -Ciertamente, la amante de Murik. Fue su secretaria durante diez años. Su fuerte brazo derecho y consejera personal. Ella es una física especializada por Universidad de Cambridge, la misma que el Laird. Actúa como anfitriona para él, vive en el Castillo Murik. Viaja con él, come ... y todo el resto.
Bond pensó que podría haber estado equivocado sobre el puritanismo, pero luego modificó su pensamiento. Era muy posible que Anton Murik tuviera fuertes sentimientos morales acerca de lo que habían hecho los demás y se exceptuaba mientras que a sí mismo de restricciones similares. Ocurrió todo el tiempo: al igual que las personas que hacían campaña contra ciertos programas de televisión y películas, pero sin embargo, se creían que eran inmunes al peligro moral.
-Yo diría que él toma su consejo en muchos asuntos, pero dudo que se deje llevar por ella sobre temas de gran importancia.- M empujó una tercera fotografía hacia Bond.
Esta vez fue era otra mujer, mucho más joven, y desde luego, si la imagen era exacta, una chica impresionante. El pelo rubio caía en torno a los lados de su cara con un brillo suave, espeso, mientras que el rostro en sí mismo era una reminiscencia de Lauren Bacall en una mujer joven. Esta tenía altos pómulos, ojos oscuros y una boca sensual. Por encima de los ojos, las cejas se formaron de forma natural, en una especie de acento alargado. Bond se permitió relajarse en un silbido casi inaudible.
M truncó esa reacción refleja. -Miss Peacock. La relación no se conoce. Ella se convirtió en su protegida en el año 1970, todos sus derechos legales. Es la hija de un primo segundo. Sus padres murieron en un accidente aéreo. Tiene un poco de dinero,varios miles, que seran suyos cuando ella llegue a su vigésimo séptimo cumpleaños. Es el año que viene.
Bond observó que Peacock era una niña, aunque de alguna manera él pensaba que la había reconocido, no sólo por su parecido con la joven Bacall.
-Es posible, 007. A la chica la han mantenido bajo un estricto control, sin embargo. En algunos asuntos, el Laird es muy antiguo. Peacock es tratada como una frágil pieza de porcelana. Profesores cuando era una niña, los viajes al extranjero sólo cuando fuera acompañada por Murik y perros guardianes de confianza.
Pudo haber visto su foto en relación con ese negocio de costura. De vez en cuando, el hacendado le permite hacer de modelo, pero sólo en funciones muy especiales, y siempre con los perros guardianes en todo momento.
-¿Los perros guardianes?- Bond repitió la expresión.
M se levantó y se acercó a la ventana, mirando al otro lado del parque, el sol bajaba lentamente y las luces comenzaron a brillar en la ciudad. -¿Los perros guardianes?- M preguntó. -Oh, sí, sobre todo las mujeres de la señora Mash
in y la firma de confección. No se volvió de nuevo hacia Bond. -Murik siempre tiene unas cuantas jóvenes matonas escocesas. Una especie de guardaespaldas, ya sabe, todas esas personas son similares. Hay una en particular, una especie de gran jefe. No tenemos una fotografía de ella, pero he tenido una descripción y que sin duda coincide con su nombre. Se llama Caber.
Hubo un largo silencio. Bond tomó una respiración profunda. Había estado buscando en el tríptico de fotografías en frente de él. -Así que quiere que me congracie con este pequeño grupo, averiguar por qué a Franco se le presta tanta atención y, en general, hacerme indispensable.

-Creo que es el camino a seguir.- M se apartó de la ventana.
-Tenemos que jugar a un largo juego, 007. Muy largo. No tengo grandes dudas sobre el Dr. Anton Murik. Mataría sin pensarlo dos veces si eso significara el éxito de un plan con el que está obsesionado, y todos sabemos que él está obsesionado, en este momento, con el negocio de sus ultra-seguros reactores nucleares. Tal vez hay algún plan de invertir en uno de los esfuerzos de Franco y obtener beneficios: el dinero suficiente para probar que la Comisión de Energía Atómica está equivocada. ¿Quién sabe? Va a ser su trabajo el averiguarlo, James. Su trabajo y mi responsabilidad.
-Unas sugerencias sobre cómo hacerlo, serían bienvenidas, comenzó Bond, pero, cuando M iba a contestar, el teléfono rojo sonó en su escritorio.
Durante unos minutos, Bond se sentó en silencio escuchando a M en una conversación con Sir Richard Duggan. Cuando la llamada terminó, M se echó hacia atrás con una leve sonrisa. -Le he dicho al MI5 que está listo para entrar y seguir cualquier información que les interese dar. Detalles aparte, Duggan dice que todo sobre su vigilancia está aquí,- dijo golpeando el archivo del MI5 con los nudillos.

-¿Y Franco?
- Sin duda está en el Castillo de Murik. Lo han confirmado. No se preocupe, James, si sale de repente voy a poner a alguien a su espalda para que le cubra con el MI5.
-Hablabamos de la cubierta ...- Bond comenzó.
-Yo estaba llegando a eso. ¿Cómo entrar en el círculo familiar, ¿eh? Bueno, creo que va a ir bajo su propio nombre, pero con un pasaporte ligeramente diferente. Un mercenario, creo. Ya oyó lo que dijo Ross acerca de la segunda pasión de Murik en la vida, las carreras. Bueno, como usted sabe, él tiene los caballos que corren en Ascot la próxima semana. De hecho, sólo uno ha entrado en la Copa Oro, sólo ha estado entre los tres primeros una vez en su vida con el nombre de China Blue. Nuestro amigo, el señor de Murcaldy, simplemente parece que le gusta verlos entrenar y correr. Disfruta de todos los negocios de las pistas de carreras y de los adiestradores.

-Sólo por las patadas,- dijo Bond y M le miró con curiosidad por un momento.
-Supongo que sí.- contestó M. -Pero la visita de Murik la semana próxima a Ascot nos debe dar la oportunidad. A menos que haya cualquier cambio repentino de planes, creo que debería ser capaz de ponerse en contacto el día de la Copa de Oro. Eso nos dará tiempo para ver que estás bien informado y bien equipado, ¿eh?


(1)Arbroath Smokie es un tipo de pequeño pescado de eglefino ahumado que es la especialidad de la ciudad de Arbroath en Angus, Escocia. El eglefino es un pescado bastante popular en toda Gran Bretaña, y se comercializa fundamentalmente seco y ahumado, denominándose entonces haddock. Es típico en algunos desayunos ingleses acompañando a huevos y arroz.
Publicar un comentario